Hidratarse en verano con infusores ZingAnything

Fuente: escueladealimentacion.es

Compra tu infusor con 10% de descuento usando el cupón "verano" en el carrito de compras.

En verano, como aumenta la temperatura ambiental, también se incrementa la temperatura de nuestro cuerpo. Para contrarrestar esta situación y eliminar el exceso de calor de nuestro organismo, sudamos. Sin embargo, cuando se pierde más agua –y electrólitos, como el sodio y el potasio- de la que se repone, el cuerpo se descompensa y se presentan los problemas de salud: si las pérdidas no se compensan, la persona puede sentirse cansada o mareada, que son los primeros síntomas de deshidratación. Si el cuadro se agrava, puede aparecer desorientación, orina concentrada, sequedad cutánea, fiebre alta, taquicardia e, incluso, convulsiones.

La Sociedad Española de Nutrición Comunitaria, SENC, en 2008, elaboró un decálogo para promover una hidratación saludable, que se resume en:

- Beber entre las comidas y en cada una de ellas, y elegir el agua, preferentemente con un adecuado contenido en sales minerales. No esperar a tener de sed para beber.

- Incrementar la ingesta de frutas, verduras y ensaladas.

- Mantener las bebidas frescas pero ni demasiado frías ni calientes, que hace que se beba menos.

- Proporcionar una adecuada hidratación a niños y ancianos.

- Adaptar las cantidades de líquido a la edad, de actividad física, necesidades de salud y a las condiciones ambientales.

- Diez raciones de líquidos al día (entre 200 y 250 mililitros, que equivale a un vaso grande) es una buena referencia para una correcta hidratación.

No hay comentarios

Agregar comentario

Debe ser Conectado para agregar comentarios.